Turrón de Maní (Mantecol)

Turrón de Maní (Mantecol)

 

Si hay algo que en mi mesa no puede faltar para celebrar estas fiestas, es el Mantecol o turrón de maní. Vas a ver qué hacerlo es mucho más fácil de lo que creías y el sabor es realmente superador. ¡Anímate a realizarlo y disfruta de este postre clásico argentino!

« Ver video en YouTube »

 

Encuentra la receta en este PDF descargable

 Ingredientes

Gramos

  • 200 g de maní pelado y tostado (sin sal) 
  • 20 g de aceite de girasol 
  • 30 g de clara de huevo 
  • 150 g de azúcar 
  • 30 g de agua 
  • 30 g de miel 
  • 7 g de cacao amargo (opcional)

            Tazas

            • 1 ⅔  taza de maní pelado y tostado (sin sal) 
            • 2 cdas de aceite de girasol 
            • 1 clara de huevo
            • ¾ taza de azúcar 
            • 2 cdas de agua 
            • 1 ½ cda de miel 
            • 1 cda de cacao amargo (opcional)

             

             Preparación

            1. Colocar en la procesadora el maní pelado y procesar hasta que esté totalmente triturado.
            2. Agregar el aceite en forma de hilo y seguir procesando hasta lograr una pasta cremosa y reservar.
            3.  En una cacerola colocar el azúcar, el agua y la miel para llevar a hervir sin revolver.
            4. Colocar en un bowl la clara de huevo y batir a punto nieve. Comenzar a batir la clara recién cuando el almíbar comience a hervir.
            5. El almíbar estará listo cuando alcance los 118˚, Si quieres un turrón tenga una textura más crocante puedes llevar el almíbar a los 125˚. (Sería el punto anterior a ser caramelo).
            6. Volcar en forma de hilo sobre la clara batiendo constantemente. Batir hasta que se pueda tocar el bowl con las manos y no queme.
            7. Agregar a esta preparación la mantequilla de maní e incorporar con una espátula.
            8. Luego agregar el cacao amargo y mezclar logrando un efecto marmolado.
            9. Cubrir un molde con papel film y distribuir en forma pareja y hacer presión.
            10. Refrigerar por un mínimo de tres horas antes de consumir. Conservar en un envase hermético a temperatura ambiente en un lugar fresco o en refrigeración si el clima es cálido por un mes máximo.